Nasalferón y solidaridad, la estrategia avileña contra la Covid-19

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

Luego de 72 horas de haber iniciado la aplicación del medicamento profiláctico Nasalferón en los hospitales provinciales Antonio Luaces Iraola y Roberto Rodríguez Fernández suman 1 089 los profesionales de la salud que han recibido las primeras dosis, las cuales potenciarán la respuesta inmune del organismo y garantizarán que la persona enferma no desarrolle síntomas severos.

Silvia Retureta Milán, presidenta del Consejo Provincial de Sociedades Científicas y encargada de la intervención poblacional, explicó que se han estratificado los riesgos en ambos centros, por eso, las acciones ya se han completado en los servicios de terapia de adultos y niños, y los cuerpos de guardia por ser las zonas con más probabilidades de enfrentar casos positivos y sospechosos a la Covid-19.

En estos momentos se preparan los equipos de trabajo para comenzar con los pacientes y acompañantes, y paulatinamente se llegará a los estomatólogos activos, a quienes laboran en los centros de aislamientos, y a los laboratorios de Microbiología. A su vez solo se han reportado como efectos adversos cefalea moderada y escalofríos ocasionales.”

Las cifras globales indican que estamos hablando de medicar a 4319 trabajadores de la salud de ahí que es un reto mayúsculo la rapidez y organización del proceso en medio de un panorama epidemiológico tenso, donde solo el evento de transmisión institucional en el Hospital Antonio Luaces Iraola supera ya los 100 positivos.

También será vital cumplir el protocolo del conocimiento informado, que cada quien sea responsable de su ciclo (dos gotas cada 12 horas por cinco días), y velar por las condiciones de preservación del preparado, que no debe romper la cadena de frío.

El Nasalferón resulta un inmunomodulador, evita la replicación del virus y modifica la cantidad de colonias presentes en el organismo, pero como reconociera con anterioridad a Invasor el doctor Hugo Nodarse Cuní, investigador del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, “de nada vale tener un medicamento de probada efectividad, si no se aplica correctamente”. Definitivamente de esa disciplina dependerá también cortar el contagio.

Tampoco hay dudas de que se trabaja, incluso con plantillas reducidas y la morbilidad de siempre asociada a otros padecimientos que nada tienen que ver con Covid-19. Por eso la llegada de especialistas de otras provincias para apoyar la asistencia médica en ambas instituciones hospitalarias ha sido un influjo positivo, que aliviará la carga.

Según explicó Julio Yamel Verdecia, director del Hospital Vladimir Ilich Lenin, de Holguín, y miembro del equipo designado por el Ministerio de Salud Pública se contabilizan más de 50 profesionales, entre ellos, intensivistas, epidemiólogos, cirujanos y enfermeros procedentes de Holguín, Granma, Las Tunas, Sancti Spíritus y Guantánamo, que pondrán aquí sus ganas y la experiencia adquirida en misiones internacionalistas y como miembros de las brigadas Henry Reeve.

Lo cierto es que este rebrote, con todo y lo predecible que era para la epidemiología, nos ha hecho pagar las cuentas de lo que no se hizo bien o a tiempo, y con un acumulado de 356 confirmados a la enfermedad y 9 fallecidos, todavía no se pronostica ni un pico inmediato ni un descenso rápido.