La biotecnología cubana al servicio de la salud del pueblo

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

En estos momentos no existen evidencias científicas acerca del origen real del coronavirus COVID-19; pero sí es claro que la transmisión persona a persona es la causa de la rápida infestación.

El medicamento ideal para tratar a los enfermos con esa patología aún no se tiene; sin embargo, el día a día demuestra que el Interferón Alfa 2B recombinante actúa favorablemente sobre los pacientes.

La experiencia de la República Popular de China así lo confirma en la atención a los contagiados, al punto de que en el protocolo de tratamiento se ha incluido como el primer fármaco, además de recomendarlo a otros países invadidos por el virus.

Según el Dr. en Ciencias Biológicas y Máster en Química Gerardo Guillén, el interferón se reportó por primera vez en Inglaterra en el año 1957; y gracias a la visión del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Cuba fue pionera en su uso y en el desarrollo de la tecnología recombinante.

“El cáncer cérvicouterino ocasionado por el papiloma virus y las Hepatitis B y C crónicas son algunos de los problemas de salud que en Cuba se atienden con interferón, cuyo efecto antiviral constituye una terapia de elección en enfermedades emergentes como la COVID-19. La primera vez que en nuestro país se usó el interferón fue en 1981 durante la epidemia del dengue, y después cuando el brote de la conjuntivitis hemorrágica y más recientemente contra el ébola”, dijo el destacado científico.

El también Director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología precisó que todos los vertebrados, entre ellos los humanos, autogeneran interferón como primera línea natural de defensa del sistema inmunológico ante la agresión de cualquier patógeno. Asimismo, comentó que “por estudios realizados en animales de laboratorio se conoce que el coronavirus reduce los niveles de interferón que circulan en la sangre, lo cual justifica la utilización del Interferón Alfa 2B como terapia en los pacientes con la COVID-19, a fin de mejorar las defensas naturales del organismo”.

El experto manifestó que la comunidad científica cubana está comprometida con la salud de su pueblo y orgullosa de saber que el fármaco, que abrió las puertas a la biotecnología de la Isla, está ayudando a otras naciones.