Henry Luis, un paciente venezolano piensa en el Che

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

‚ÄúYo me he consultado con muchos y muy buenos m√©dicos, pero el nivel de todos los que trabajan aqu√≠ y el trato son excelentes, maravillosos. Ellos son parte de ese hombre nuevo que tanto so√Ī√≥ el Che y en ellos veo el esp√≠ritu del Che, veo la solidaridad, la hermandad.‚ÄĚ

Con esas emotivas palabras, el humilde paciente venezolano Henry Luis Martoledis califica el desempe√Īo de la brigada m√©dica cubana que trabaja en el Centro de Diagn√≥stico Integral Los Sauzales, ambulatorio de Bel√©n, en el municipio de Libertador del Estado de M√©rida.

Razones para el elogio

Henry es del Estado de Trujillo, en una zona lim√≠trofe con M√©rida, y de sus 64 a√Īos de existencia lleva 20 padeciendo de diabetes y cuenta que lleg√≥ a las instalaci√≥n sanitaria con una √ļlcera bien complicada, ‚Äúcon el pie infectado, dice, hinchado y gracias a la actividad de los doctores y la alta calidad del servicio me he mejorado much√≠simo‚ÄĚ.

Le hab√≠an diagnosticado Charcot, un trastorno poco com√ļn y que causa discapacidad como resultado del da√Īo a los nervios en los pies (neuropat√≠a perif√©rica), padecimiento muy com√ļn en personas con diabetes tipo 1.

‚ÄúY cuando me consult√≥ el doctor Liv√°n me explic√≥ que no era esa la enfermedad y hoy tengo la posibilidad de que esta recurrente lesi√≥n se me pueda sanar permanentemente. Me sac√≥ de una confusi√≥n que ten√≠a a√Īos ya y ahora me aseguran que pueden hacer una operaci√≥n muy sencilla y que esa lesi√≥n se cure para siempre‚ÄĚ, afirma visiblemente emocionado.

Fabricio Ernesto, hijo de Henry, es amante del periodismo objetivo y de la verdad y est√° muy contento con ‚Äúla significativa mejor√≠a de pap√° y agradezco, como toda la familia, la atenci√≥n especializada que le han brindado‚ÄĚ, remarca y fustiga la manera en que muchos medios ‚Äúmuestran ca√≥tica la situaci√≥n de Salud aqu√≠ en Venezuela, silencian los logros de la salud comunitaria, los programas del Gobierno Bolivariano en favor de las personas m√°s humildes y la solidaridad de Cuba‚ÄĚ, sentencia el joven.

‚ÄúPero, enfatiza, el pueblo venezolano est√° profundamente agradecido de la ayuda cubana y de la vocaci√≥n de servicio de sus m√©dicos y del personal de la salud en general.‚ÄĚ

Por el buen vivir del diabético

Seg√ļn rese√Īa el doctor Liv√°n C√°ceres, coordinador del Programa del Buen Vivir del Diab√©tico en el Estado, desde el 2011 a la fecha solo en esta demarcaci√≥n se han beneficiado miles de pacientes con el empleo del medicamento cubano Heberprot-P, un producto de primera generaci√≥n y altamente eficaz, cuya utilizaci√≥n ha dado un cambio radical en los √≠ndices de amputaci√≥n.

Califica la implementación de estas acciones solidarias y de complementación como una muestra más de los desvelos de ambos gobiernos, cubano y bolivariano, para darle atención de salud, gratuita y de calidad, a la población más vulnerable.

‚ÄúEs un proyecto sumamente humano. La mayor√≠a de los pacientes son de bajos recursos econ√≥micos y no hay nada m√°s gratificantes que verlos salir caminando. Es indescriptible la emoci√≥n que uno siente en ese momento‚ÄĚ, enfatiza el galeno.

Refiere que sostener estas prestaciones es un logro de la solidaridad entre las dos naciones en medio de la pandemia y la cruel guerra económica de los Estados Unidos contra Cuba y Venezuela.

‚ÄúPor la limitaci√≥n de movimiento que impone la situaci√≥n de la pandemia, gestionamos salvoconductos a los enfermos y hasta facilidad de combustible a quienes los necesitan para acudir a la consulta y garantizar la atenci√≥n integral de manera interrumpida, porque el tratamiento incluye la compensaci√≥n de enfermedades asociadas a la diabetes que procura un equipo multidisciplinario en perfiles de oftalmolog√≠a, cardiolog√≠a, nefrolog√≠a y podolog√≠a‚ÄĚ, asevera Liv√°n.