Guantánamo refuerza Programa de Atención al Diabético

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

El Centro de Atención al Diabético en Guantánamo, recinto especializado con casi tres décadas de experiencia, incorpora hoy a sus sesiones educativas de estilos de vida saludables las exigencias de la nueva normalidad impuesta por la COVID-19, teniendo en cuenta que sus pacientes figuran entre la población más vulnerable a esta pandemia global.

Como parte del Programa Nacional de Atención al Diabético, en la provincia cubana más oriental se garantiza el bienestar de los más de 25 mil diagnosticados, a través de la asistencia integral y gratuita desde toda la red de Salud, incluido dicho centro rector para el manejo de esa enfermedad metabólica, donde se enseña al paciente a convivir con la afección y llevar una vida plena.

De enero a la fecha más de mil 500 atenciones médicas se han ofrecido en ese recinto ubicado en la Villa del Guaso, en especial a casos debutantes o a descompensados que, además de seguimiento, servicios de ingreso diurno e instrucción de cómo controlar sus parámetros, reciben allí interconsultas para prevenir o mitigar complicaciones asociadas, como la nefropatía diabética.

En estos tiempos de crisis mundial por la COVID-19 no se han suspendido las funciones de esta instalación, dijo a la ACN el especialista en endocrinología Leonel Delgado, sino que se redujo el número diario de atendidos y se extremó la bioseguridad, teniendo en cuenta que, dada su disminución inmunológica, estos pacientes están más expuestos a las severidades de la pandemia.

Reconocida como un problema de salud a nivel mundial, la diabetes mellitus, con mayor prevalencia en las mujeres y adultos mayores, es la octava causa de muerte en Cuba y para su control y calidad de vida de los enfermos obran equipos multidisciplinarios de endocrinólogos, nutriólogos, psicólogos, enfermeros, podólogos, especialistas en angiología, oftalmología y otros.

Uno de los servicios priorizados del centro dedicado a su atención es la consulta de tratamiento a la úlcera del pie diabético, donde en lo que va de año una veintena de guantanameros -del radio de acción del recinto- han recibido los beneficios terapéuticos del Heberprot-P, medicamento cubano disponible en policlínicos y hospitales de la provincia, el cual disminuye en gran por ciento el riesgo e incidencia de amputaciones.

El período epidémico global ha puesto a prueba la capacidad del sólido sector de Salud cubano para enfrentar retos en medio, además, del recrudecimiento del bloqueo económico y comercial del gobierno de Estados Unidos a Cuba, que tiene blanco directo en ámbitos tan sensibles como el de la asistencia médica.

La especialidad de endocrinología es una de las afectadas por esa política anticubana que impide adquirir valiosos recursos como los glucómetros de monitoreo continuo, las bombas de infusión de insulina y un grupo de medicamentos y dispositivos de última generación que humanizan el tratamiento de la diabetes, señaló Karel Mena, endocrinólogo del Hospital Provincial.

Pese a las trabas del cerco yanqui, Cuba no escatima esfuerzos para asistir a sus diabéticos de forma integral y gratuita, y aún con pocos recursos destaca como el mejor país de América Latina en el control glucémico, disminuyendo las probabilidades de complicaciones asociadas o la mortalidad prematura.

Se trata de una de las enfermedades crónicas no transmisibles con mayor prevalencia en el mundo, en Cuba la padecen más de un millón de personas -con franco predominio de la diabetes de tipo 2-, y según la Organización Mundial de la Salud para 2030 se convertirá en la séptima causa de mortalidad en el orbe.

En la Jornada del Trabajador de la Salud Cubano, esta semana Guantánamo celebra la campaña internacional de lucha contra la diabetes, este año dedicada a los profesionales de la enfermería, y como siempre con fecha clímax el 14 de noviembre, Día Mundial para concienciar acerca de la prevención de ese padecimiento y la calidad de vida que se puede lograr con su buen manejo.