El relevo necesario

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

Las palomas dieron un cierre magistral al acto central por el aniversario 32 del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología que simbolizan que la ciencia y la paz son sólo una porque ambas están al servicio de la humanidad.

Este gigante del desarrollo científico de nuestro país fue inaugurado por el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien ya desde los inicios de la década de los sesenta del pasado siglo avizoró que Cuba sería un país de hombres de ciencia.

Fueron seis hombres quienes fueron a aprender en otras tierras como obtener el Interferon, en aquellos primeros tiempos trabajaban en una pequeña casa convertida en laboratorio, para ellos no había día de descanso, entregaron lo mejor de si y obtuvieron el producto que sería la base de todo el desarrollo posterior. Fidel los visitaba casi a diario, seguía paso a paso la evolución, su apoyo era un pilar que los impulsaba.

Hoy en día no sólo tienen productos únicos en el mundo,como el Heberprot.- P, sino que están en fase final de investigación otros que se convertirán en líderes de la institución y aunque el bloqueo de los Estados Unidos lacera la industria, siempre encuentran una solución.

Ya en la terminal del Mariel, zona especial de desarrollo, también estarán presentes estos hombres y mujeres, la preparación científica y sus resultados están al nivel de cualquier país desarrollado. Sus productos están insertados en la lista de medicamentos del Ministerio Cubano de Salud Pública, así como también están registrados en otros países de diferentes partes del mundo.

En realidad lo que más me impresionó es la cantidad de jóvenes incorporados al centro, algunos que ya han obtenido el título de doctores en ciencia, esto demuestra que el relevo está asegurado.