El Heberprot-P: doce años en Cuba

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

CAMAGÜEY.- Si los expertos refieren que la diabetes mellitus surge en el mundo de manera exorbitante, que es considerada una enfermedad crónica no transmisible y como la única de este tipo con comportamiento epidémico, sin dudas hay que ofrecerle atención.

Si a esto le añadimos que una de sus complicaciones más temida es la aparición de úlceras en los pies de quienes la padecen y puede ser motivo de amputación de los miembros inferiores, entonces casi sobra el consejo de que los cuidados son imprescindibles.

Aún así Pedro Reynaldo Domínguez Rodríguez es un camagüeyano de 61 años, diabético desde hace 32 y un indisciplinado confeso acerca de su enfermedad, por supuesto, hasta que un mal día se interpuso en su camino y lo obligó a seleccionar el correcto.

Nos contó que el 10 de mayo pasado estaba en su mecaniqueo diario porque tiene un taller. Trataba de arreglar un auto, andaba descalzo y: “Me pinché la zona del calcañal, me hurgué con una aguja, aquello se puso feo y decidí venir a consulta, aquí a la policlínica Joaquín de Agüero (Norte), donde el equipo multidisciplinario es buenísimo, me valoraron y decidieron aplicarme el Heberprot-P, ese producto cubano que es una bendición.

“Mire, antes la Dra. Sandra Ochoa, residente en Angiología y Cirugía Vascular, me limpió todo en el salón, cabía el puño de cualquier persona y me hablaron muy claro, tenia que hacer dieta y reposo acostado, fue un cambio radical, pero cogí miedo y lo hice todo al detalle. Al otro día de la primera dosis de ese medicamento que colocan dentro de la lesión ya se veía una mejoría, Jacqueline me lo aplicó tres veces por semana y a los 42 días mi pie era otro, o mejor, el mismo de antes, algo que parece increíble, pero doy fe de ello.

“A mí me han atendido, además, Idelvis Rojas Rodríguez, la podóloga; la Dra. Yoandra Abad Padilla, diabetóloga; la Dra. Giselle González Río, endocrinóloga del hospital Amalia Simoni, en fin, un equipo que es un amor, soy un diabético que dependo de la insulina, y lo esencial en este caso ha sido cumplir con las indicaciones de estas personas que son especiales y eso también cura, no lo dude, por eso estoy de alta”.

La licenciada en Enfermería y Máster en Ciencias, Jacqueline Pérez Estenoz, es una defensora convencida de que el Heberprot-P, único medicamento de su tipo en el mundo, evita amputaciones de los miembros inferiores, pero lo esencial radica en que el paciente obedezca las sugerencias médicas y cuide de sus pies para evitar las lesiones, eso es lo esencial.

Por otro lado Osvaldo Valdéz Ramos, jubilado, de 65 años, también padece de diabetes mellitus, en su caso de tipo II, llegó hace dos semanas por una lesión en la planta de uno de sus pies, y ya a las seis dosis la mejora es tremenda.

Durante el 2019 y hasta el 31 de julio la cantidad de diabéticos registrados en la provincia ascendía a 48 697, de estos se saca un aproximado de los posibles a ser incluidos en el programa del Heberprot-P, rectorado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (GIGB) y pese a que para producirlo resulta muy costoso el Estado cubano sufraga sus gastos y llega a todos los necesitados.

Según los cálculos concebidos para la inclusión de nuevos pacientes a ser beneficiados en la provincia, se ha materializado en un 88,2 por ciento, aunque los municipios Carlos M. de Céspedes, Sierra de Cubitas, Minas y Guáimaro, reportan más de los previstos, mientras Sibanicú y Nuevitas lo utilizaron en los casos pronosticados.

En cuanto a las áreas de Salud del municipio cabecera sobresalieron las Joaquín de Agüero, la Rodolfo Ramírez Esquivel y Previsora.

Hace 12 años de la implementación del Heberprot-P en Cuba, fármaco que se inyecta intralesión hasta 24 dosis de no resolverse antes, y se recomienda para diabéticos con úlceras en sus pies; previa valoración médica. Evita amputaciones en miembros inferiores porque estimula la aparición de nuevos vasos que van a nutrir la úlcera en cuestión, mejora la irrigación del lecho de esta y propicia la llegada del tejido de granulación, quiere decir que agiliza la ocurrencia de la epitelización o el cierre de la lesión.

La provincia de Camagüey fue la cuarta del país en favorecerse con este medicamento, precedida por Ciudad de La Habana, Sancti Spíritus y Granma.

Si algo no se descuida es la capacitación de los profesionales involucrados en el programa, que incluye a especialistas en Angiología y Cirugía Vascular, Endocrinología, Medicina Interna, nutricionistas, Psicólogos, en Medicina General Integral entrenados en diabetología, y de manera muy especial el personal de enfermería, podología, promotores de Salud, y los del CIGB.