Día de la Medicina Latinoamericana: Profesión de vocación

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

Un acto político-cultural no basta para congratularles, les debemos la vida esa que transcurre con calidad, sin dolores o aliviados por la sapiencia más que con fármacos, por nuestro personal de la Salud. Quienes lo mismo sanan aquí, entre los suyos, que aprenden otra lengua y se van lejos de sus familias, del calorcito del hogar, de los suyos…, a enfrentarse con enfermedades que solo conocieran en un abultado libro de texto. Pero también están los que en “casa”, quedan al cuidado de la retaguardia.

Y chocan con otras costumbres y les cuesta, pero al final son casi comparados con los dioses en los lugares donde mostraron lo que en Cuba aprendieron. Es el Día de la Medicina Latinoamericana, la jornada en la que nació uno de los más renombrados y a la vez humilde, médico y científico cubano, el Dr. Carlos Juan Finlay.

En la mañana de la jornada de celebración en Cienfuegos, se reunieron para recordar la efeméride una representación de trabajadores de la Salud en el territorio, acompañados de las máximas autoridades y profesores eméritos de las Ciencias Médicas invitados a la cita.

Médicos, enfermeras y técnicos cienfuegueros ofrecen colaboración hoy en más de 30 países, y entre ellos dos epidemiólogos de la provincia combaten el ébola en África. Y en estos días, cuando a un año de su partida evocamos a Fidel Castro, recordamos su discurso de inauguración del Hospital Provincial, aquella memorable jornada del 23 de marzo de 1979 cuando expresó: “… Pero, en definitiva, espero que ustedes estén conscientes que se ha avanzado algo en la cosa de la salud (EXCLAMACIONES). Pueden faltarnos algunas cosas, pero yo creo que tienen esperanzas también, ¿verdad? (EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!”) Entonces no hay problemas de ninguna clase. Se irán resolviendo los que nos falten, los iremos resolviendo, y ustedes se encargarán de que funcionen a la altura del orgullo cienfueguero (RISAS). Digamos, voy a emplear otra palabra: a la altura del honor cienfueguero (APLAUSOS).

“Les expresamos nuestro reconocimiento y nuestra gratitud a los obreros que construyeron esta hermosa obra, y esperamos que este hospital sea un símbolo de la salud, la vida y la felicidad de los cienfuegueros”. Y así espera el pueblo que funcione la mayor institución del territorio, que es, además, una unidad docente donde se forma el futuro; siempre con la máxima de cuidar todo cuando allí se pone a disposición de los enfermos y al mismo tiempo, se respete y considere en el orden social y profesional a sus especialistas, porque esa es la manera de honrarlos.

No bastaría que tengan los salarios más altos, los honorarios ganados en el exterior al costo de sacrificar a sus familias, no, el ser médicos las 24 horas de los 365 días, el sacrifico que ello implica, el compromiso, eso nunca tendrá precio, y por ello y por todo lo que significan para una sociedad que se precia de justa, les congratulamos el día en que nació un grande la Medicina cubana, Carlos Juan Finlay.