Con paso firme el Centro de Atención al diabético

Posted on Posted in Sin categoría
Compartir/ShareShare on FacebookTweet about this on Twitter

Estudios realizados en los últimos años en Cuba evidencian un crecimiento considerable en la población diabética al punto de que uno de cada 11 cubanos vive con este padecimiento, así lo reportaba el diario Juventud Rebelde el pasado día 14, cuando se celebraba en todo el mundo el Día Mundial de la Diabetes.

Pese a que en esa fecha y a tono con el tema que este año asiste a la campaña internacional los tópicos en torno a la considerada pandemia del siglo XI versaron acerca del rol de la familia en la prevención y tratamiento de esta enfermedad, un punto neurálgico en el territorio pinero al que es imprescindible hacer mención es el Centro de Atención al diabético.

De acuerdo con estadísticas de esta institución, de los 84 454 habitantes del Municipio, se calcula que 5 309 están diagnosticados con algún tipo de diabetes, lo que se traduce en un significativo índice de prevalencia de la enfermedad.

Nerisleydis Castellanos, promotora del centro, explicó que no todos los casos son críticos, pero sí es importante que los pacientes tengan mejor cultura de vida saludable y mayor percepción de riesgo.

Según la especialista, el equipo multidisciplinario que labora en la entidad tiene entre otras, las tareas de fomentar el ejercicio físico y la correcta alimentación, así como la atención a los pacientes con úlcera de pie diabético.

“El año pasado atendimos a 162 pacientes con úlcera y en lo que va de 2018 tenemos 150, lo que indica una probabilidad de cerrar con mayor número de casos y es que aun los pacientes se aferran a la idea de que con la aplicación del Heberprot P ya resuelven el problema y si bien es cierto que el fármaco es excelente, lo ideal es evitar llegar a su uso”, agregó.

Desde el inicio del tratamiento de esta dolencia con el Heberprot, la Isla ha mostrado buenos resultados a nivel nacional y ha dejado en índices muy bajos las amputaciones asociadas a la diabetes, en ello ha influido no solo el trabajo directo en el centro, sino también las visitas a las comunidades y el trabajo preventivo en hogares de ancianos y casas de abuelos.